catastroficatarsis

Ocurrencias y vivencias de una introvertida en sus veintipico.

Día 13. Caibarién – Cayo Santa María. 13 de febrero 2017. julio 5, 2017

Filed under: Uncategorized — catastroficatarsis @ 9:11 pm

Hoy arrancamos temprano, pero nos demoramos porque teníamos una rueda pinchada y había que arreglarla. Después de arrancar nos perdimos un par de veces porque hay menos señalización que en Costa Azul (aunque no es que en Costa se precise mucha).
Cuando logramos dar con la ruta sí, metimos pata hasta que legamos al final del Cayo, donde hay una reserva de flora y fauna.
Cuando llegamos (después de pagar 2 CUC en el peaje, y 4 CUC por cabeza para
entrar) hay que caminar por un sendero de 700 metros para llegar a la playa. Cuando pensaba que el mar no se podía poner mas claro llegamos a la playa y me caí de culo. El agua es hiper transparente. Nos metimos al agua y después encontramos una sombra abajo de un árbol y unas reposeras libres, matanga.
Mas arena, sol y mar azul hasta que nos dio hambre. Papá y yo salimos a la búsqueda de víveres y nos metimos a un quincho que daba a la playa, pero que era parte de un all inclusive y no vendían nada, pero nos regalarn unas bebidas e incluso nos consiguieron un par de viandas. Cuando les contamos a los del bar dónde estábamos, resulta que el pibe que se ofreció a traernos la comida es el hijo de Osmany, parece que Cuba a veces es tan chico como Uruguay.
Después de comer, nos quedamos un rato mas y nos fuimos. Está todo lleno de hoteles veinte mil estrellas. En Las Brujas, que es el último lugar, hay una marina y tours en bote de todo el día. Ahí cheteamos tomando café en una mesita muy pituca y nos sacamos fotos, cheteando.
Después de la vuelta y el baño, salimos a comer. Nos metimos en un lugar en frente a la plaza y por lo tanto se agarraba wifi.
Los menús estaban todos hechos con word art, que aparentemente vive y lucha. 2 pizzas con gustos y bebidas, 9 CUC. Un regalo, una pena que no tuviesen postre. No sabemos por qué en casi ningún lugar tienen postre. De ahí nos mandaron a un lugar en la cuadra de en frente, a comer el postre. Había flanes individuales hechos en latitas de refresco usadas de molde, quedaban espectaculares. Yo me pedí una torta de chocolate y merengue que estaba de puta madre (pero con un poco de dulce de leche quedaría aún mejor) y helados. Todo eso por 17 pesos de moneda nacional, menos de 1 CUC, whaaaat?
Panza llena y bolsillo contento, cenamos por 3 CUC por cabeza. A la vuelta, al hostal, obvio, nos perdimos de nuevo. No estamos entendiendo este pueblo, pero mañana ya partimos.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s