catastroficatarsis

Ocurrencias y vivencias de una introvertida en sus veintipico.

Bitácora cubana. Día 9. Cienfuegos-Rancho Luna-Trinidad. 9 de febrero 2017. mayo 28, 2017

Filed under: Uncategorized — catastroficatarsis @ 10:09 pm

Después de levantarme mejor y desayunar tortilla, aunque no debiera, partimos.
Mientras desayunábamos, María Esther nos contaba sobre sus hijos, que emigraron a USA por consumistas básicamente, y cómo ella y su esposo habían quedado clavados con esa casa y llevando a cabo ese emprendimiento., que es de su yerno, en vez de estar disfrutando de su casa.
A pocos kilómetros de Cienfuegos, 18 exactamente, hicimos la primer parada, Rancho Luna, que debe su nombre a un tremendo hotel que hay por ahí, o al revés, no se. Una playa hermosa, y suuuuper tranquila. Hasta ahora mi preferida de las que visité.
Que agua por Dios! Después de bañarme en el Mar Caribe cual Jack Sparrow, hay que volver a bañarse en el Río de la Plata, no es changa, pero igual se lo quiere.
Después de un lindo rato allí, partimos para Trinidad, por una ruta panorámica que está en buen estado, pero por la que ir con cuidado porque en el camino te encontrás con motos, carros, animales sueltos, y claro que curvas. Pero desde allí se ve la sierra y su vegetación. Las mas privilegiadas somos las que no manejamos que podemos embobarnos tranquilamente con la vista y tomar casi todas las fotos que queramos.
Llegamos a Trinidad, primera impresión, no me gustó mucho (pero fue solo la primera impresión, después la amé). Nos perdimos, no encontrábamos la dirección a dónde íbamos porque hay algún nombre mal escrito o no entiendo bien la letra de Ariel. Malhumor jevi. Encontramos la calle y la cuadra, pero no el número. Después de tres vueltas manzana vimos que el tipo nos hacía señas. Igual, había alquilado una pieza y le quedaba sólo una, así que nos mandó a otro hospedaje a la vuelta, pero nos dejó guardar el auto allí. Papá inspeccionó el otro y dio el OK.
Allá fuimos. Nos recibieron Rosquete y Made. Tomamos un café, charlamos, nos pegamos una ducha y salimos de caminata. Estamos como a 5 cuadras del centro histórico. Hay que caminar por calles empedradas. Recomendación, lleven zapatillas deportivas, aunque no les combinen con el resto del outfit. Los championcitos de lona me quedan preciosos, pero para caminar por las calles empedradas no es changa. Caminamos un poco y en dos segundos terminamos en la Escalinata de la música. Tocaban bandas de son, salsa y artistas de la trova. Nos quedamos un rato ahí y probé sin suerte y por última vez conectarme a internet desde mi teléfono, así que chau G hasta que llegue a casa. Le di mi tarjeta a R y mandé un par de mensajes.
Seguimos caminando hasta que fui a comer una hamburguesa (las peores del condado, las Burgy son un manjar al lado de éstas) y llegó un señor mayor que se puso a charlar con nosotros. Rssulta que era un zarpado, es escritor y fue subdirector de cultura de Trinidad. Era para quedarse oyéndolo días enteros y sacando apuntes. Nos contó un montón de historia del lugar y su organización, de lugares para ir, y terminamos hablando de libros, Zitarrosa y Viglietti. Le contamos de la feria de Tristán Narvaja y quedó como loco. Dice que iría con una valija vacía para traerla llena de libros.
Caminamos otro poco y a dormir. Yo me fui por el caño de nuevo y dormí como el culo, soñando cosas feas toda la noche. Ojalá se me pase.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s