catastroficatarsis

Ocurrencias y vivencias de una introvertida en sus veintipico.

Introvert alert enero 10, 2017

Filed under: Uncategorized — catastroficatarsis @ 1:31 am

Como es fin de año y parece que hay que hacer balances y cosas de esas, el 2016 además de llevarse una cantidad bastante grande de personas públicas, incluyendo a mi querida Princess Leia, a mi el 2016 me vino con un descubrimiento personal de regalo. Y qué descubrimiento.
Era un día como la mayoría de los míos, en los que scrolleaba posts en Facebook, hasta que me encuentro con una charla TED de Susan Cain sobre la introversión. Se me cayó la carretilla escuchando a esta mujer. Resulta que mi necesidad de soledad, mi rechazo a trabajar en equipos por imposición en vez de por elección, y hasta mi manera de enamorarme no son porque soy un poco bicho. Parece que soy introvertida.
La conferencia de Susan Cain fue el puntapié inicial, de ahí pasé directo al sitio de su fundación, Quiet Revolution, en donde hice un test de personalidad, porque todavía no me convencía del todo eso de ser introvertida, si a mi me gusta salir (pero si es a un lugar en donde haya poca gente mejor). Y si, resulta que lo soy. En Quiet Revolution leí montones de artículos e incluso viñetas sobre la introversión, y leí montones de historias personales de desconocidos del otro lado del mundo que sienten igual que yo, y me hicieron sentir comprendida.
Siguiendo con mis investigaciones internáuticas llegué a otro sitio sobre personalidad, que es Introvert, dear. Ahí hice otro test, para ver si me daba lo mismo, o si era ambivalente (a esta altura seguía teniendo mis dudas). Acá mi sorpresa es que no sólo soy una introvertida, soy una INFJ. Se preguntarán que es, y les cuento. Esta sigla viene de “Introversion, iNtuition, Feeling & Judging”. Para una mayor explicación cortita y al pie les dejo esta entrada de wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/INFJ .
Cuando me cayó todo este balde de informacón arriba, todos los círculos se cerraron como por arte de magia, hasta la incomprensión que sufro hace 29 años y medio en casi todos los ámbitos de mi vida, somos el tipo más raro de personalidad, algunos estudios dicen que sólo entre el 1 y el 3% de la población mundial es INFJ, otros son mínimamente mas alentadores y hablan de un 5%. En todo caso, somos pretty fucking special.
Cuando me encontré con todo este montón de información me empezaron a caer flashes de recuerdos de todas las veces que alguien me dijo cómo tenía que comportarme, cómo sentir, que tenía que cambiar esa timidez. Como corolario, en una limpieza masiva de mi casa paterna me reencontré con el reporte de una pasantía laboral escolar que decía “si logra cambiar este ASPECTO NEGATIVO de su personalidad podrá lograr lo que se proponga”. Si, una persona cuyo único mérito es ser propietario de un comercio relativamente exitoso emitió un juicio tan contundente sobre mi personalidad. Y creanme, cuando tenés 13 o 14 años, esas cosas marcan. Y así fui transitando por la vida, creyendo que había algo mal conmigo. Otro papel con el que me reencontré, y que decidí conservar, fue mi primer test vocacional. Lo tomé con 16 años. En resumidas cuentas decía que además de poseer una inteligencia muy superior a la media, tenía un mundo interior inmenso que sugería exteriorizar mediante distintos procesos creativos. Hasta acá todo bien, pero me recomendaban muy especialmente hacer teatro para perder esa timidez. Justo ese año había empezado un taller de teatro, me gustaba bastante, pero ocupaba mi única tarde libre de la semana y decidí dejarlo. De todas formas, vuelvo al quid del asunto. ¿Por qué el mundo parece enzañarse con que tenemos que dejar de ser nosotros mismos para ser otra persona?
Ni siquiera en terapia me sentí comprendida en este aspecto. Si bien me ayudó en otro montón de cosas que necesitaba procesar, mi personalidad nunca fue un ítem, mi terapeuta sugería que algunos sentimientos que expresaba eran egoístas y hasta edípicos. Y la cuestión no pasaba ni pasa ni cerca de ese lugar. Pasa por mi manera de procesar distintos sentimientos como el amor, la pérdida y el duelo. Mi manera versus la manera cuerda y normal del resto del mundo.
Los introvertidos del mundo nos agrupamos en plataformas virtuales, que casualmente es el medio en el que nos sentimos más a gusto, en las que nos sentimos no sólo libres de volcar allí distintas experiencias y pensamientos, sino comprendidos.
Y mágicamente, después de descubrir algo tan pero tan básico mi mundo cambió. Y como por arte de magia, todos los círculos empezaron a cerrar.

PD: Por algunos motivos de fuerza mayor, tuve que suspender la redacción de este post hasta pasado el año nuevo, y en el interín me enteré que tenemos un día internacional que es el dos de enero.
Terminé de escribirlo hoy, mates y música mediante, con una señora tormenta de verano de fondo. Ahora, hasta el tiempo me acompaña.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s