catastroficatarsis

Ocurrencias y vivencias de una introvertida en sus veintipico.

Bitácora peruana. Día 10 – domingo 12 de julio noviembre 6, 2015

Filed under: Uncategorized — catastroficatarsis @ 2:57 am

5 am, arriba. A agarrar las cosas y esperar la camioneta para ir a la selva.
Fui la primera a la que pasaron a buscar y seguimos con el resto. Michael, un danés, Sara y Laura, finlandesa y alemana, y  Fernando y Ann, peruano y estadounidense. Como se podrán imaginar, para comodidad de todos, we all speak in English.
Michael me impresionó, lógicamente yo estaba mas dormida que despierta a las 6 am y el tipo se sube re contento sacando charla.
Teníamos prácticamente todo el día de viaje, y después tres días mas para convivir, y el grupo pinta buena onda por suerte.
Primera parada, desayuno cerca de Cusco.
Segunda, Ninamarca, paraje pre inca.
Tercera, Paucartambo, un pueblito realmente hermoso que se está preparando para las fiestas patrias que vamos a ver a la vuelta. Cuentan los guías que vamos a pasar en el momento justo, cuando hay fiesta pero previo a arruine masivo producto del consumo excesivo de chicha.
Vimos un museo en el que están representadas las danzas típicas que vamos a ver, en las que usan unas máscaras que están re re re creepy. Y también, cosas sobre las poblaciones indígenas y la fauna de la selva.
Cuarta, la “entrada oficial” a la selva, mas bien al parque nacional del Manu. Ahí estuvimos en un mirador, ya que estábamos como a 3000 metros y se suponía que de ahí íbamos a tener una vista de puta madre de la selva, pero adivinen qué…clima tropical + altura = nubes. No vimos un carajo. En ese punto arrancamos a hacer caminatas, un poquito caminando y otro poco en van. Al rato cambiamos de guía, llegó Germán, que posterior charla de sobremesa nos contó de sus años en la selva.
En una de esas paradas, siento ruido, miro para arriba, y ahí estaban: los monos. Todo lo que yo quería ver de la selva, cada vez aparecían mas. Germán nos cuenta que ahora somos unos cuantos entonces se quedan en el molde, pero que si son solo dos o tres humanos, los monos empiezan a hacer como Tarzán para que se vayan. Y si no se van, adivinen qué: It´s pippi time!
De tardecita llegamos a nuestro primer lodge en Pilcopata. Nos acomodamos en los cuartos, nos prepararon una merienda seguida de la cena (si si, en la misma mesa conviven el café, la chocolatada, el te y la cena) y nos quedamos de sobremesa, nosotros y los bichos.
Hace un calor de puta madre, y una humedad haciendo juego. Igual, haber visto a los monos ya me valió la pena.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s