catastroficatarsis

Ocurrencias y vivencias de una introvertida en sus veintipico.

No vendría nada mal agosto 14, 2013

Filed under: Uncategorized — catastroficatarsis @ 4:38 am

El otro día me encontré contigo como de casualidad, o de destino (yo cada vez me inclino más por la segunda). Había pasado poco más de un mes desde la última vez que nos habíamos visto y de la penúltima que dije que esta vez sí era definitivo que no te quería ver nunca más ni en figurita porque sos un pendejo de mierda y yo no soy de esas que creen que pueden cambiar la forma de ser de un tipo y listo el pollo.

Pero en medio de algo que para algunos es mala racha y para otros un embrujo apareciste en frente mío y te escupí todo lo que me pasaba a velocidad de fórmula uno,  Pero vos no me abrazaste, sólo me escuchaste y me agarraste el hombro en un gesto de “ya va a pasar”. Pero yo quería que me abrazaras.

En un instante me di cuenta que te extrañaba, que me aliviaba el pesimismo inevitable que tenía arriba el solo hecho de vos y tus ojos negros estuviesen en frente mío.

Pero igual, vos no me abrazaste y yo me di cuenta de que algo había cambiado en vos porque no te conozco hace diez años al pedo.

Te vi y en un segundo me di cuenta de que pasé más de mil días sin saber si tiré mucho de la cuerda hasta romperla o si siempre la dejé muy floja.

En ese lapso de reconocimiento emocional le agarré una bronca incontrolable a mi terapeuta, ¿quién es para decirme que reconozca lo que siento? si es al pedo que te extrañe porque seguís siendo el mismo pendejo de mierda de siempre y yo no voy a ser la que te quiera cambiar. Y al fin y al cabo vivía más feliz siendo la superadita del bloqueo emocional. Así que te extraño pero por culpa de mi terapeuta y no porque vos te esfuerces para que te extrañe.

Y mientras escribo todo esto sigo considerando la idea de llamarte y que vengas y que hagamos borrón y cuenta nueva y arrancar bien de cero, pero también quiero que vos me extrañes a mi y ahí vuelvo a la cuestión de la cuerda y la tensión justa para que todo se sostenga. Pero tus ojos negros siguen allá y yo acá.

Pero un abrazo tuyo no vendría nada mal.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s