catastroficatarsis

Ocurrencias y vivencias de una introvertida en sus veintipico.

El cumpleaños versión 2011 (boliche open minded) noviembre 24, 2011

Filed under: Uncategorized — catastroficatarsis @ 9:59 pm
Tags: ,

Tal como había anunciado hace algún tiempo, tenía el cumpleaños de mi amiga la del primer post. Por supuesto que me había estado preparando psicológicamente para sobrevivir a la noche, incluso no ir me parecía una opción tentadora, pero me vino un ataque de amistad que me obligó a confirmar asistencia. 

Otra vez, boliche que de antemano no era de mi agrado aunque por estos días es uno de los lugares de moda de la noche montevideana. Por suerte, tengo que admitir que en correr de la noche cambié de opinión sobre el lugar. La explicación para ésto está basada en la hipótesis de que en este año me sociabilicé con la vida nocturna fuera de mi acotado circuito, o sea, estuve mas “boliche open minded” y por eso me convertí en una sabelotodo de la música que la gente de este país baila por las noches.

En la tarde del evento arreglé con una de mis amigas para ir al boliche con ella (y su novio, claro. Recordar que sigo siendo la amiga soltera). Llegó la noche, fuimos al cumpleaños, saludamos a la cumpleañera y nos sentamos en unos silloncitos muy lindos a charlar y tomar cerveza cuando me percaté de que el resto de mis amigas no estaban. Más tarde llegó más gente, algunos conocidos, otros ni idea, pero por lo menos no estaba sola rodeada de parejas que bailaban conmigo de a tres formando una imagen bastante lamentable (para mi, que soy la pobrecita tercera, claro).

Pasaron las horas y me tuve que tragar todas mis malas expectativas para la noche, la estaba pasando bomba, bailé como un trompo (consecuencia de haberme convertido en “boliche open minded”). Pero eso no fue todo, la noche se puso aún mejor. En una excursión al baño veo a alguien conocido, un pibe con el que nos presentaron hace mil años y resultó ser el primo de unos amigos míos, y que además se ganó el título de ser una de las personas que más me hace reír en el planeta. Seguí con mis amigas para volver a bailar, no abandoné al grupo (pequeño, pero grupo al fin).

Pasó un rato más, y la mayoría de la gente se había ido. Quedábamos la cumpleañera y su novio, su hermana, prima y unas seis u ocho personas más. La cosa fue cuando a la cumpleañera le vino hambre y sueño y yo no me quería ir, así que con excusa de ir al baño fui a buscar a mi amigo el gracioso. Lo encontré y nos pusimos a charlar, pero la cumpleañera me estaba esperando para irnos, así que en un momento tuve que ir a decirle que yo me quedaba y notificarle con quién, no me iba a quedar boyando sola en el boliche sólo porque todavía no me quería ir (y eso que eran las 5 y media de la mañana o incluso un poco más, pero no mucho). Si la noche venía bien, ahora estaba mucho mejor.

Cuando nos dimos cuenta de la hora que era (habían pasado dos horas, así que ustedes calculen el horario) nos decidimos a retirarnos y taza taza, cada cual para su casa. Resumiendo, fui a un cumpleaños al que no quería ir y me terminé yendo mucho después que la cumpleañera. Conclusión: ser “boliche open minded” rinde sus frutos.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s